Nº de visitas

Seguir por correo electrónico

 

Buscar en este blog

Me gusta

La lettura apre finestre a un mondo meraviglioso

miércoles, 30 de marzo de 2016

El nuevo panel mural de la biblioteca de la Scuola busca reflejar a través de ventanas que muestran paisajes y personajes de diferentes historias de la literatura infantil y juvenil como la lectura puede adentrarnos a fantásticos y maravillosos mundos, a través de la imaginación.












Cuento infantil: El viaje del jinete

Cuento infantil para trabajar una reflexión sobre la importancia de superar los miedos y no temer enfrentarse a los peligros.
cuento infantil
Érase una vez un jinete, que tenía un bonito y elegante caballo llamado Colorines porque tenía las crines adornadas con varios colores. El jinete solía pasear, subido en su caballo por las calles de la aldea donde ambos vivían. Todos los habitantes conocían al jinete y al caballo, siempre les saludaban a su paso por las calles.

El jinete y su caballo Colorines nunca salían de la aldea, cada tarde al terminar su paseo se acercaban al final del pueblo y la mirada del jinete se perdía en el horizonte ¿Qué habrá allí detrás de las montañas?, pero nunca superaban los límites de la aldea, pues creía que fuera de su aldea no podía haber un lugar mejor, seguro que fuera la gente era hostil, y era muy probable que los peligros fuesen muchos.

Pero ocurrió, que los niños y niñas de la aldea comenzaron a enfermar. Alguna desconocida enfermedad se extendía rápidamente, y no encontraban la cura. Así fue como todos se reunieron en busca de la solución, decidieron que el jinete y su caballo Colorines debían viajar en busca de la cura de tan extraña enfermedad. Habían probado con todos los remedios disponibles en la aldea, solo podían buscar algún remedio detrás de las montañas.

Así fue como el jinete emprendió un largo viaje, junto a su inseparable Colorines. Todos los habitantes se despidieron de ellos y les dieron provisiones y abrigos para el viaje. El jinete y Colorines emprendieron con mucho temor su viaje.

Pasaron muchos días y muchas semanas y los habitantes de la aldea empezaron a preocuparse. Cuando un día cualquiera apareció a lo lejos el jinete y su caballo Colorines, estaban agotados por el viaje y casi no los pudieron reconocer, pero habían traído una medicina desde un lugar muy lejano. La medicina funciono y además trajeron muchas más cosas.

Luego el jinete les contó las aventuras que vivieron: viajaron por muchos lugares, al principio con miedo, pero enseguida conocieron a personas muy interesantes y también vieron muchos lugares y aprendieron muchas cosas. El jinete había cambiado, había viajado y aprendido muchas cosas, había superado sus miedos y había superado las dificultades. Desde entonces aunque siempre volvía a su aldea, todos los años hacía un viaje junto a su caballo Colorines. Porque en el viaje había peligros, pero también había muchas recompensas y  solo podía aprender a superar los peligros enfrentándose a ellos.

Il tappeto di tigre

lunes, 28 de marzo de 2016


I cani non sono ballerine

miércoles, 23 de marzo de 2016


I cani non sono ballerine - Anna Kemp e Sara Ogilvie

Cuento infantil: La nave espacial

lunes, 21 de marzo de 2016

Cuento infantil para enseñar a los niños y niñas la importancia de buscar en el propio interior.
El planeta Arion es un pequeño planeta situado en una galaxia muy lejana. Arion es un planeta que tiene dos soles y una luna. Uno puede darse la vuelta al planeta y contemplar en un único día tantos amaneceres y puestas de sol como desee, ya que el tamaño del planeta y el tener dos soles lo hacen posible. En este pequeño planeta viven, ardillas, peces, colibríes, hadas y duendes, todos ellos en armonía.

Arion, aunque es un pequeño planeta, es un planeta muy importante, porque es el planeta donde nacen todas las flores. Sus dos soles aportan el doble de luz para que las plantas puedan florecer y puedan nacer nuevas flores. Arion es el planeta donde nacen las flores que se conocen en el universo. Cada día salen de Arion varias naves espaciales dirigidas por hadas y duendes, que alguna vez se dejan acompañar por alguna ardilla o colibrí e incluso por peces. Cada una de las naves que sale de Arion va cargada con semillas, que son llevadas a los diferentes planetas para que puedan crecer allí y crear vida. Aunque no en todos los planetas se dan las condiciones para que florezcan, los duendes y las hadas no dejan de intentarlo. El planeta Arion es muy importante ya que sin él no habría flores en ningún otro planeta y en ninguna otra galaxia del universo.

Pero un día ocurrió una terrible desgracia. Una de las naves que venía de vuelta de algún planeta trajo consigo un pequeño insecto que rápidamente se acomodó en el pequeño planeta y comenzó a reproducirse. El pequeño insecto genero una plaga de insectos que poco a poco comenzaron a devorar todas las flores. Los habitantes de este pequeño planeta estaban muy preocupados, y en poco tiempo los insectos acabaron con todas las flores, pues aunque tenían muchas semillas, el planeta era bastante pequeño.

Todos los habitantes reunidos, hadas, duendes, colibríes, ardillas y peces decidieron ir a los demás planetas en busca de las semillas necesarias para repoblar su planeta. Y así salió una única nave espacial con una importante misión, volver con una semilla de cada tipo, al menos una. Pero ocurrió que las semillas que crecían en otros planetas no valían para el suyo. Desesperados los viajeros volvieron con malas, muy malas noticias.

Y solo entonces todos los habitantes, desesperados se dieron cuenta de una cosa, aquello que fuera buscaban estaba en su planeta. Ellos tenían todas las semillas, que enviaban a los otros planetas y tenían dos soles que podían hacerlas crecer.

Y así fue como volvieron a repoblar el planeta y desde entonces guardan como un valioso tesoro algunas de las semillas, aunque siguen enviándolas a los demás planetas.

Cuento infantil: El lobo herido

miércoles, 16 de marzo de 2016

Cuento infantil para trabajar la importancia de dejarse ayudar y de curar la tristeza.
Cuenta una antigua leyenda que allí en los bosques del norte vivía un lobo herido.  Por todos es sabido que los bosques del norte son un lugar frio, oscuro e inhóspito para vivir, pero un lobo vivía allí. Pocos eran los que podían decir que habían visto al lobo, ya que raramente se dejaba ver, sin embargo lo que sí habían podido apreciar todos, eran sus aullidos. Cada noche la presencia del lobo en los bosques del norte se hacía incuestionable, cada noche se escuchaban sus tristes y tenebrosos aullidos llenando el silencio de la luna. Parecía un llanto largo y triste, muy triste, una queja apagada y repetida cada noche, una queja gritada en el silencio cuando nadie debía escuchar.

Cuenta una antigua leyenda que el lobo se escondía de día y de noche aullaba. Todos pensaban que era un lobo malo y peligroso, que era un animal salvaje que aullaba para avisarles de sus nada buenas intenciones y de este modo lograba mantenerlos a todos alejados de los bosques del norte, sobre todo por las noches.
Una mañana de invierno llegó al pueblo montado en su caballo un viajero que venía desde un lejano país. Todos salían a la calle y se asomaban a las ventanas para ver sus curiosas vestimentas. Algunos se mostraban recelosos por el desconocido, otros admirados pero todos intrigados. El viajero fue atendido por las autoridades y, después de comprobar que no era peligroso, se organizaron varios festejos en su honor y así todos pudieron verle y escuchar las historias de sus viajes. Una noche mientras se celebraba una cena se escucharon los tenebrosos aullidos del lobo despertando la atención del viajero.
-¿Qué es ese sonido?-preguntó sin obtener respuesta a la primera.
Los habitantes del pueblo contaron al viajero la historia del lobo que de día se escondía y de noche aullaba. El viajero enseguida se sintió intrigado y quiso adentrarse en los bosques del norte para ver a aquella criatura tan especial. Todos le advirtieron de que no lo hiciera, pero las advertencias fueron inútiles y el viajero se adentró en el bosque.
Pasaron varios días al principio todo parecía igual cada noche se escuchaban los aullidos del lobo. Después vinieron un par de noches con los aullidos más tenebrosos que por allí recordaban y luego dejaron de escucharse los aullidos que rompían el silencio de la noche. Y justo cuando los habitantes temían lo peor y creían que ya no volverían a ver al viajero, éste apareció acompañado del lobo. Los habitantes del pueblo no daban crédito a lo que veían y permanecían recelosos, pero enseguida pudieron comprobar que el lobo era una criatura inofensiva.
El viajero les contó entonces la historia del lobo: “El lobo no era un lobo malo, no pretendía asustar a nadie, simplemente era un lobo herido. Su cuerpo estaba lleno de heridas, por las mañanas se escondía por temor a sufrir nuevas heridas y lamía las que ya tenía. Al llegar la noche el dolor se hacía más intenso y el lobo, aunque lo intentaba, no podía reprimir sus aullidos de dolor, pero no pretendía asustar a nadie, ni siquiera sabía que lo podían escuchar. El lobo estaba solo y con sus aullidos alejaba más a la gente y nadie le curaba las heridas. Cuando el viajero se adentró en el bosque el lobo le rehuía, finalmente se acostumbró a él, pero no quería dejar que éste lo curase. Después de varios días el viajero se ganó la confianza del lobo y cuando curo sus heridas, éstas dolieron más que nunca y por eso aquellos aullidos más terribles. Después de ser curadas, poco a poco el lobo se fue sintiendo mejor y pudo dejar atrás los oscuros bosques del norte”.

Alice nelle figure (Gianni Rodari)

lunes, 14 de marzo de 2016


Cuento infantil : La llave maestra

viernes, 11 de marzo de 2016

Cuento infantil para trabajar la inteligencia emocional y entender la importancia de dejar salir las emociones.
Era una fría mañana de invierno y en la plaza habían organizado un mercadito con muchos puestos que vendían comida artesanal, ropa artesanal, bolsos hechos a mano, dibujos, llaveros, etc. La niña estaba asomada a la ventana, esperando que su padre terminara sus tareas para poder ir al mercadito. Se entretenía mirando los puestos y las personas que paseaban por la calle, imaginando sus vidas, sus conversaciones, donde irían, de donde venían,…. De vez en cuando soplaba en el cristal y formaba con su aliento una película de vapor que cubría el cristal donde hacía dibujos con su dedo. Y entonces a través del dibujo que hacía en el cristal pudo ver  a aquella señora que bien parecía salida de uno de sus cuentos.

Vestía con un atuendo de hada madrina sin recursos. Un vestido azul y verde,  hecho con retazos de diversas formas y texturas y que solo coincidían en sus tonalidades. Debajo del vestido se apreciaba su calzado que no era el que mejor combinaba con un vestido,  asomaban unas botas que parecían más apropiadas para ir a la nieve que para la ciudad. Y por encima de las botas, cada pierna de un color diferente, la izquierda con una media verde, la derecha con una media naranja. Su cabello algo despeinado estaba recogido con un bonito lazo azul. Aquella mujer con un atuendo extravagante, tenía un aspecto embriagador, Lucia desde su ventana la observaba y pensó que debía ser un hada que había escapado de uno de sus cuentos.
Aquella misteriosa hada, colocó uno de los puestos del mercadillo, con mucho cuidado y con muchos colores. Después de colocar múltiples enseres, enmarcó su puesto con un cartel en el que se leía: “La mismísima hada madrina salida de todos los cuentos de hadas conocidos, contadora de cuentos y vendedora de llaves maestras”.
-Lucia, vamos al mercadito- dijo su padre
Lucia se incorporó rápidamente junto a su padre y su hermano, quería ir corriendo al puesto del hada madrina, seguro que vendía cosas increíbles.
Al llegar al puesto, encontraron muchas cosas fascinantes, polvos mágicos, hechizos secretos, muchos cuentos y muchas llaves maestras. Mucha gente alrededor del puesto, y Lucia preguntó por las llaves maestras, a lo que el hada respondió con un pequeño cuento:
“Cada persona es como una casa y dentro de cada casa hay muchas habitaciones. A veces cerramos con llave las puertas de las habitaciones para no dejar salir lo que hay dentro, no queremos que los demás vean lo que hay en el interior, o simplemente queremos proteger los valiosos tesoros escondidos dentro de cada cuarto por temor a que al salir sufran algún daño y pensamos que en ese caso nosotros también sufriremos un gran daño. Así cada uno de nosotros tenemos dentro una habitación llena de miedo, otra llena de enfado, también una repleta de alegría y otra repleta de amor, no olvidemos la de la vergüenza, ni la del asco tampoco. Y ocurre que cuando queremos abrir las habitaciones para ventilar no encontramos la llave adecuada y en su interior quedan todas esas cosas atrapadas y nos hacen más daño que si las dejásemos salir. Hace ya muchos años un mago forjó llaves maestras capaces de abrir cada una de las puertas y esas son las llaves que yo hoy les traigo aquí. Se las regalo pero tienen que seguir las instrucciones atentamente”
Todos los que escuchaban parecían incrédulos, pero alguien decidió tomar una llave y así todos los demás fueron haciendo lo mismo. En sus instrucciones explicaba lo siguiente: “Llave maestra para abrir las puertas secretas del corazón. Esta llave es personal, solo puede usarla su dueño para abrir sus propias puertas. Es necesario estar en calma, en un lugar silencioso y tranquilo, cerrar los ojos y no pensar en nada, para buscar la puerta, usar la llave y solo sentir lo que sale de la puerta”.
Desde aquel día las personas parecían, más tranquilas y más felices. Aprendieron a sentir sus emociones al salir de cada una de las habitaciones. En las casas que son cada persona ya no había puertas cerradas.
Pasaron los años y nuevos mercaditos se montaban cada invierno, pero la misteriosa hada no volvió a aparecer. Lucia esperaba en su ventana, verla llegar como la primera vez, pero nunca más la volvió a ver. Eso sí, guardo su llave durante muchos años, esa llave maestra que le permitió dejar salir sus emociones.

Canciones con mensajes positivos

miércoles, 9 de marzo de 2016

Para muchos la música es un lenguaje universal, por lo que puede ser una herramienta muy útil para transmitir mensajes sociales positivos. 

A continuación presentamos una pequeña selección de canciones que nos llevan a reflexionar sobre nuestro mundo


Imagine - John Lennon


Imagine

Il mondo che vorrei - Laura Pausini


El mundo que soñé - Laura Pausini


You raise me up - Josh Groban


Color esperanza - Diego Torres


Christina Aguilera - Beautiful


What a woderful world 


Don't worry be happy


La storia del Gruffálo

lunes, 7 de marzo de 2016



Tamara: la historia de una niña sordomuda que sueña con ser bailarina

jueves, 3 de marzo de 2016


¡Bienvenidos a un nuevo año escolar!

martes, 1 de marzo de 2016

La biblioteca de la Scuola les desea un año escolar 2016 lleno de alegrías y éxito.

    





        






  






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Con la tecnología de Blogger.