Nº de visitas

Seguir por correo electrónico

 

Buscar en este blog

Me gusta

La historia del papel

viernes, 27 de noviembre de 2015

El antecedente más lejano sobre el papel se registra en China hace más de dos mil años. Su difusión en Occidente cambió la vida cotidiana, con inventos como el libro y el billete.


En la isla de Honshu, en Japón, hay un santuario de la antigua religión sintoísta dedicado a Kawakami Gozen, una mujer adorada desde hace 1.500 años por ser la diosa japonesa del papel. Para los creyentes que visitan en Echizen el santuario Okamoto Otaki, esta diosa es un heraldo de la buena fortuna que dio a los hombres un regalo eterno. Durante tres días de mayo, los creyentes vestidos de blanco celebran la Fiesta de Kawakami Gozen, cuyo nombre significa “la diosa que vive sobre el río”.

Durante esta celebración, una efigie de la diosa es paseada en procesión por la ciudad, en la que hay 50 talleres artesanales que producen papel de alta calidad con técnicas tradicionales. Por esto, no es sorprendente enterarse de que en 2000 el Ministerio de Educación de Japón nombró “Tesoro nacional viviente” a Ichibei Iwano, miembro de una centenaria familia de artesanos.

“Papel” es una palabra derivada del griego papyros , nombre de una planta del antiguo Egipto, un junco que abundaba en el río Nilo. Las fibras de papiro se secaban para escribir sobre ellas, pero eran frágiles y no soportaban la escritura en ambas caras de la hoja. Aun así eran resistentes al uso y en 1880 arqueólogos austriacos descubrieron cerca de El Cairo miles de documentos en papiro –escritos en varios idiomas– que hoy se conservan en la Biblioteca Nacional de Austria. 

En la Antigüedad clásica, en Pérgamo –en la actual Turquía– los griegos iniciaron la fabricación de hojas con pieles de ovejas: eran los pergaminos, muy populares en el extenso imperio romano. 

Posteriormente, el papel reemplazaría a los papiros y pergaminos, pues era más barato y durable. Fue inventado en China durante la dinastía Han, dos siglos antes de la era cristiana. Sus técnicas de fabricación viajaron desde entonces en dos sentidos.: hacia el oeste por la Ruta de la Seda –atravesando Asia en dirección a Europa– y rumbo al este, hacia Corea y Japón.

Para fabricar papel era necesario tener agua limpia y abundante y cortezas de árboles para elaborar fibra de celulosa. También se aprovechaban harapos de lino y algodón. El papel tuvo muchos usos en China: para documentos oficiales, la higiene personal, el dibujo y los billetes de papel moneda. En la dinastía Tang, en el 868 de la era cristiana se editó “El Sutra del Diamante”, un texto budista impreso siglos antes de Gutenberg.

Los comerciantes árabes difundieron el papel desde el siglo VIII de la era cristiana en ciudades como Samarcanda, Damasco y Bagdad. En la España musulmana se estableció en 1056 la primera fábrica de papel en Játiva, cerca de Valencia. En 1390 ya había un molino para hacer papel en Nuremberg. Y, cuando Gutenberg creó la imprenta en 1450, la demanda creció en toda Europa. Con la Revolución Industrial europea, en 1806, el inglés Henry Fourdrinier creó una máquina de vapor capaz de producir rollos continuos de papel a alta velocidad. Esa tecnología hizo posible luego la impresión en rotativas y el diario moderno.

Con el uso de máquinas, pulpa de aserrín y productos químicos para el blanqueado, la fabricación de papel llegó a ser una industria de valor estratégico en Europa, América y Asia. El papel barato fue decisivo para impulsar la edición económica de libros. En el siglo XXI, el avance de la digitalización de textos revalorizó la artesanía tradicional en países como Holanda y Japón. 

Por esta larga historia es necesario recordar aquella frase del escritor romano Casiodoro, que en el siglo VI elogiaba el papiro –y lo mismo puede decirse del papel– porque era “un leal testigo de la vida humana y enemigo del olvido”.

¿Qué es un programa potencialmente no deseado?

lunes, 16 de noviembre de 2015

En muchas ocasiones hemos escuchado de virus, malware y otras criaturas indeseables, y de cómo evitar que se instalen en tu computador. Pero puede ser que tu software de protección detecte también otro tipo de amenaza: los programas potencialmente no deseados, también conocidos como PUP, sus siglas en inglés (potentially unwanted programs).
 TAGS:undefined


Qué es un programa potencialmente no deseado

En lineas generales, un "programa potencialmente no deseado" es precisamente eso: un programa que nadie, o casi nadie, querría instalar en su PC. No es que sean un virus, pero tampoco son programas que aporten nada bueno: barras de herramientas que llenan de basura el navegador web, extensiones que cambian tu página de inicio y hacen seguimiento de tu navegación, aplicaciones que hacen tu PC más lento o te muestran publicidad extra...
El problema es que estos programas potencialmente no deseados suelen venir camuflados en el proceso de instalación de otras aplicaciones, y a menos que estés muy atento a todos los pasos de la instalación, se te colarán sin que te des cuenta. Y ésa es precisamente la razón de su nombre.

Por qué se llaman así y no virus, malware, spyware...

Un malware es un programa que no tiene muy buenas intenciones y que se intala sin permiso expreso del usuario. Un programa potencialmente peligroso, en cambio, se instala con tu permiso - recuerda, lo has aceptado durante el proceso de instalación de otra aplicación, aunque haya sido sin querer.
 TAGS:undefined
Esta pequeña diferencia es la clave de por qué estos programas no son catalogados como malware. Estas ofertas incluidas "de regalo" en instalaciones son fuente de grandes ingresos para muchas empresas de software, que venden esos espacios a desarrolladores de toolbars, extensiones y demás. Si un antivirus etiqueta un programa potencialmente peligroso como "malware", se arriesga a que la empresa de software o el desarrollador le ponga una demanda, porque no son realmente malware: son programas que piden permiso para instalarse, permiso que el usuario concede de forma voluntaria. Es cierto que este permiso muchas veces está semi-oculto entre otras opciones y al usuario prácticamente se le engaña para que acepte... pero hecha la ley, hecha la trampa.

Huye de los programas potencialmente no deseados

Aunque no son peligrosos (en el sentido de que no borrarán tus documentos o secuestrarán tu PC a cambio de dinero), los programas potencialmente no deseados se llaman así por algo.
¿Qué pueden hacer estos programas en tu computador? Pues cosas como mostrar pop-ups de publicidad, alterar los resultados de búsqueda, cambiarte la página de inicio o el buscador por defecto del navegador web, crear accesos directos excesivos en el Escritorio, instalar barras de herramientas sin utilidad... como ves, nada realmente beneficioso para el ordenador.

Cómo eliminar estos programas de tu PC

Más que eliminarlos, lo más importante es evitar que se instalen desde un comienzo. Para ello, debes prestar mucha atención a los procesos de instalación de tus aplicaciones, y desmarcar cualquier casilla que te resulte sospechosa.
 TAGS:undefined
Pero si ya es demasiado tarde y tienes a alguna de estas simpáticas criaturas en tu PC, el primer paso es identificarlo. Ve al Panel de Control y repasa la lista de programas instalados en el computador. Si un nombre te llama la atención porque no recuerdas haberlo instalado, búscalo en Google para comprobar qué es. Y si descubres que es un programa potencialmente no deseado, desinstálalo.

La biblioteca premia a los mejores lectores, Viña del Mar

miércoles, 11 de noviembre de 2015

La Biblioteca de la Scuola de Viña del Mar entregó un diploma para distinguir a aquellos alumnos que se han destacado durante el desarrollo de este segundo semestre por ser grande lectores. Además, estos alumnos se destacaron por su responsabilidad en el cuidado y devolución oportuna de los títulos prestados y por la variedad de temas seleccionados.
Los alumnos premiados fueron:
Prima Elemetare:
Lucía Galaz Martínez
Seconda Elementare:
Joaquín Salazar Hernández
Jose Nicolás Orrego
Antonella Valencia Canessa
Bianca López Pérez
Vicente Zavala Varas
Anaia Chioma Vargas
Terza Elementare:
Pedro Pablo González Cabrera
Elena Merino Consigliere
Vicente González Hernández
Katherine Berrios Carrera

6 razones para educar a los niños en el uso de las redes sociales

educar niños uso redes sociales
Decir que las redes sociales han llegado para quedarse suena ciertamente repetitivo, pero ahondar en cómo el fenómeno social nos obliga a revisar todos los paradigmas relacionados con nuestros hábitos y costumbres, específicamente en aquellos en los que la formación y la educación ejercen un papel determinante en la toma de decisiones acertadas, no es tan habitual.

1. Nuestros hijos son seres sociales

Nacen con la capacidad par cuestionarse, aprender, resolver problemas y tomar decisiones. El fenómeno social no permanece al margen del proceso formativo de las nuevas generaciones.
Lo que presenta un gran desafío, tanto para los padres como para los docentes, es cómo formarse adecuadamente en la prevención de los riesgos, que sin duda existen, para aprovechar las ventajas que el social media nos ofrece.

2. Impedir no es la solución

Es de sobra conocida la tendencia del ser humano a sentirse atraído por todo lo que está prohibidolas redes sociales nos enseñan cómo interactuar en el nuevo orden social, a tiempo que marcan las pautas por las que transita tanto el modelo educativo, como el productivo, en la actualidad.

3. Autocuidado y privacidad

No cabe ninguna duda que, al margen e la innovación tecnológica que estamos viviendo, el“autocuidado” y la privacidad son dos variables indispensables al abordar la formación y educación social de nuestros hijos.
Como vemos, no resulta tan difícil aplicar el sentido común al enseñar a nuestros hijos cómo se interactúa en las redes sociales y qué es lo que no deben hacer.

4. Diálogo, familias 2.0

El diálogo es hoy el nexo conductor entre los padres y los hijos. Volvemos a “re-colocarnos” tras un ciclo de educación represiva, y otro de educación excesivamente permisiva. Nos encontramos ante la nueva familia que, a través del diálogo abierto y la escucha activa de la opinión de sus hijos, se aborda de una forma sana en la educación y el uso de las nuevas tecnologías y el manejo eficiente de la información expuesta.

5. Autoestima, ¿para qué no es necesaria?

Ahora que nos adentramos en un modelo basado en la interacción social, un nuevo ciclo en el que debemos recuperar la confianza en el otro a través de la aceptación de que el compromiso ya no es opcional, no es de extrañar que formar hijos con autoestimas férreas es indispensable para ciclos convulsos e inciertos como el actual.
Las redes sociales son una magnífica herramienta para enseñar a nuestros hijos a decir “no” sin perder ni un ápice su presencia social.

6. Los riesgos, siempre presentes

Es evidente que los datos de carácter personal implican los mayores riesgos del uso de las redes sociales por parte de los niños.
Aquí, además de formar, es importante tener presente que las opciones de privacidad están perfectamente establecidas por parámetros, y que son una responsabilidad nuestra como padres.

Ventajas de educar a nuestros hijos en el uso de las redes sociales

Las redes sociales son plataformas en las que las relaciones se establecen a partir de la exaltación de los valores inherentes a los seres humanos.
La influencia es medible, cuantificable y modificable en tiempo real. El acceso a juegos, aplicaciones y herramientas no es sino a través de las reglas del juego que sustentan a través de la generación de confianza, y, por supuesto, de la interacción en red se fomenta la innovación y la creatividad, lo que está en total concordancia con los requisitos del nuevo modelo educativo. Formar a nuestros hijos en el emprendimiento es la mejor forma de hacerlos fuertes ante el contexto histórico que les tocó vivir.

Consejos para lograrlo

Naveguemos habitualmente con nuestros hijos; hagamos que se familiaricen a Internet. Expliquémosles para qué se utilizan cada uno de los filtros de la Red y la razón por la que deben ejercer una labor activa de precaución a la hora de navegar.
Las redes sociales e Internet, en su globalidad, son una eficiente herramienta de apoyo en sus procesos de aprendizaje. Eso sin olvidar que, de la interacción en este ciclo social por el que transitamos todos, se generan nuevas formas de comunicación entre las familias, más centradas en la vuelta a los valores tradicionales y, por lo tanto, mucho más gratificantes como experiencia para los hijos y para los padres.
Las redes sociales llegaron para entregarnos la información en tiempo real. Debemos asegurarnos que el uso que les damos es el que nos permite desarrollarnos. Como decía Darwin: “sólo quien se adapte logrará sobrevivir”. Bajo esa premisa hay que formar a los niños para el uso de las redes sociales.

Cuento infantil: La niña que quería ser pirata

lunes, 2 de noviembre de 2015

Cuento infantil para luchar contra los estereotipos de género.
Era una mañana lluviosa de otoño, las gotas de lluvia golpeaban los cristales de la clase y dentro los niños y niñas tenían que escribir una redacción titulada “¿Qué me gustaría ser?”, y fue entonces cuando Laia lo decidió, decidió que quería ser pirata.
No sabía que poner en la redacción y mientras escuchaba las gotas de lluvia, golpeando en los cristales. Entonces su cabeza se fue a la película de piratas que había visto el otro día, y fue cuando lo decidió, ella lo que quería ser era pirata y navegar por todos los mares en busca de tesoros con su tripulación y tener un gran barco. Y fue así como escribió su redacción, contando todo eso y la entregó muy contenta pues había completado todo el espacio y había terminado antes de tiempo.
Laia esperaba una buena nota por su redacción, sin embargo no solo no tuvo una buena nota, sino que además inexplicablemente se formó un gran revuelo con su redacción. La profesora quiso hablar con ella:
  • ¿Qué tipo de broma es esta Laia?- le dijo.
Pero Laia no entendía nada, no era ninguna broma, era su redacción. Había escrito lo que le gustaría ser, no era ninguna broma.
Laia, no comprendió la causa del enojo de su profesora. Más tarde hablando con sus compañeras y compañeros de clase, el revuelo continúo.
  • Pues claro que la profe pensó que era una broma Laia, ¿quién va a querer ser pirata?
  • Vaya tontería Laia.
  • Las niñas no quieren ser piratas Laia, las niñas quieren ser princesas o bailarinas, pero piratas nunca.
Laia seguía sin entender tanto revuelo, a ella no le gustaban las princesas, ni tampoco las bailarinas, a ella le gustaban los piratas y no veía que había de malo en querer ser una.
Cuando se enteraron en su casa siguieron con el revuelo, su madre le dijo también:
  • ¿Cómo se te ocurre semejante tontería de redacción?. Qué te gustaría ser pirata, vaya tontería.
Laia intento explicarle a su madre, que ella quería ser pirata, que no le gustaban ser princesa o bailarina. Pero su madre no pareció entender nada y en lugar de escucharla, se dedicó a reprochar sus palabras y desde entonces siempre le ponía vestidos, y cosas de color rosado. Pero a Laia no le gustaban los vestidos, ya que con ellos no podía vivir las aventuras de los piratas.
Así pasaron los años y Laia tuvo que aguantarse y aprendió a callarse y no decir lo que realmente le gustaba, así no formaba tanto revuelo. Y muchos años después tuvo que decidir qué hacer con su vida y Laia ya no lo sabía, porque después de tanto fingir para no formar revuelos, se había olvidado de quien era. Laia comenzó un trabajo que no le gustaba y siempre miraba el mar.
Y Laia tuvo una hija, y una mañana de lluvia cuando su hija estaba en el colegio tuvieron que escribir una redacción titulada ¿Qué te gustaría ser? Y la hija de Laia escribió una redacción contando que quería ser astronauta. Y aunque habían pasado muchos años se volvió a formar un gran revuelo. La profesora le preguntó por esa broma, los compañeros y compañeras le dijeron que las niñas no querían ser astronautas, que las niñas querían ser modelos, o azafatas o profesoras. Y cuando llamaron a su madre, Laia estaba preparada para hablar con su hija al llegar a casa, y cuando la niña llego le dijo:
  • Es una tontería hija, pero no que tú quieras ser astronauta, pirata o bombero, o bailarina, es una tontería que te digan que no puedes por ser una niña. Nunca te olvides de quien eres.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Con la tecnología de Blogger.